Formación Online de Alérgenos e Intolerancias Alimentarias UE 1169/2011 y RD 126/2015

En esta formación, mostramos las claves sobre el nuevo reglamento de alérgenos para consumidores, empresas de hostelería y colectividades.

Las empresas y particulares que ofrecen alimentos procesados y/o no envasados, conocerán las diferentes modalidades referentes a la información alimentaria, para escoger y adaptar aquel  método que sea más adecuado para su negocio y al tipo de alimentos que sirve en su establecimiento.

El contenido de la formación se basa en la normativa actual y en los requerimientos de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y permite a los operadores aprender a elaborar sus propias etiquetas para sus negocios aportando toda la información sobre alérgenos en los alimentos requeridas, a través de las cartas de menús, cartelería específica, o páginas web de los locales.

En definitiva, cualquier establecimiento que despache, sirva en establecimiento o a domicilio alimentos o bebidas, debe disponer de información al consumidor que solicite detalles sobre los alérgenos que puedan contener.

El punto de partida fue muy claro: el 17% de la población europea ya es alérgica y esta cifra va en aumento, cada vez son más las personas a las que determinados alimentos o componentes de los mismos pueden provocar reacciones adversas (alergias e intolerancias alimentarias). Las personas con alergias graves deben ser extremadamente cuidadosas con los alimentos que consumen. La única forma de evitar que una persona sufra una alergia alimentaria es asegurarse de que no consuma los alimentos a los que es alérgica.

Prácticamente todas las alergias alimentarias se asocian al consumo de un grupo reducido de alimentos. Los alérgenos alimenticios más frecuentes son la leche de vaca, los huevos, la soja, el trigo, los crustáceos, las frutas, los cacahuetes y los frutos secos, como las nueces.

Las empresas alimentarias que suministran alimentos sin envasar, deben informar a sus clientes sobre la presencia en los productos que comercializan de cualquiera de los ingredientes y sustancias que han sido identificados por la Unión Europea como causantes de la mayoría de alergias alimentarias en Europa y que se recogen en el Anexo II del RIAC.

El Real Decreto 126/2015, de 27 de febrero, aprueba la norma general relativa a la información alimentaria de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades (INFORMACIÓN ALIMENTARIA Y ALÉRGENOS), de los envasados en los lugares de venta a petición del comprador, y de los envasados por los titulares del comercio al por menor (BOE Núm. 54 del 4 de marzo de 2015).

Entre las novedades que aporta el RD 126/2015 destacamos cinco:

  • Obligatoriedad de aportar la información nutricional a partir de diciembre de 2016.
  • Ampliar información sobre denominación de origen del alimento.
  • Destacar mediante tipo de letra, estilo o color la presencia de alérgenos o ingredientes que causan intolerancia.
  • En venta a distancia se requieren los datos obligatorios de etiquetado en el momento de la compra.
  • En alimentos sin envasar será obligatorio informar sobre la presencia de productos que causen alergia o intolerancia.

Este Real Decreto da luz verde a nivel nacional el Reglamento (UE) 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor (RIAC) y etiquetado de productos, que obliga a los locales de restauración, y también a otros establecimientos de comercio alimentario, a poner en conocimiento de los clientes sobre la presencia de alimentos que puedan producir alergias o intolerancias a las comidas ofrecidas.

La normativa comunitaria sobre información al consumidor afecta a todo tipo de establecimientos que vendan alimentos y bebidas, no envasadas. Esta Normativa se enmarca dentro de una completa reforma sobre la disponibilidad de información hacia el consumidor.

Con la nueva normativa, los establecimientos hoteleros asumen toda la responsabilidad referida al consumo de alimentos, información y accidentes por ingesta de alimentos en sus instalaciones.

  • Comunicación al operador final de la información alimentaria obligatoria. Los operadores de la empresa alimentaria, garantizarán que la información relativa a los alimentos no envasados se comunique al operador de la empresa alimentaria receptora del alimento no envasado, para que pueda aportar la información obligatoria al consumidor final.
  • Conservación de la información alimentaria. Con el fin de que en cualquier momento puedan identificarse los alimentos sin envasar y los vendidos de manera fraccionada. El operador de la empresa alimentaria mantendrá a disposición de los órganos de control y de los consumidores que la solicite, la información alimentaria, hasta que se suponga razonablemente que estos alimentos hayan sido consumidos.
  • El desconocimiento no es una excusa.

La presencia no declarada u informada de un alérgeno en un alimento es susceptible de altas sanciones y multas que vienen reguladas por la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de la Salud Pública. Éstas pueden oscilar entre los 5.000€ y 600.000€ en función de la gravedad de la infracción. Además derivará en responsabilidades penales.

En el supuesto de infracciones muy graves, la Administración pública podrá acordar el cierre temporal del establecimiento en un plazo máximo de cinco años.

El objetivo general de este reglamento, es que la información facilitada sea la base para que el consumidor final tome decisiones con conocimiento de causa y utilice los alimentos de forma segura. La información alimentaria de cualquier alimento habrá de ser precisa, clara y fácil de comprender para el consumidor.

Cómo facilitar la información:

  • Mantener al personal formado e informado
  • Información escrita sobre alérgenos
  • Carteles indicando dónde se puede obtener la información sobre alérgenos
  • Documentación sobre alérgenos para informar al consumidor cuando lo solicitan
  • Información oral sobre alérgenos

En todo alimento no envasado (alimentos no envasados, envasados en el lugar de venta a petición del cliente o envasados para su venta inmediata) será obligatorio indicar todo ingrediente o coadyuvante tecnológico (o sustancia que derive de los mismos incluida en el anexo II del Reglamento) que cause alergias o intolerancias y se utilice en la fabricación o elaboración de un alimento y siga estando presente en el producto acabado, aunque sea de una forma modificada (indicándolo con la palabra “contiene”).

El reglamento es una normativa pensada principalmente para los alimentos envasados de todo tipo (alimentos de quinta gama, precocinados, pre-elaborados,…) pero en lo que se refiere a los alimentos no envasados (artículo 44 del Reglamento) se infiere que, habrá de indicarse en los menús y cartas de los establecimientos los alérgenos que puede encontrarse el cliente en los platos que se ofertan.

Cualquier establecimiento, en sentido amplio, que despache, sirva en establecimiento o a domicilio alimentos o bebidas, debe disponer de información al consumidor que solicite detalles en materia de uno o varios de los alérgenos de la lista.

Es necesario identificar los catorce grupos de alimentos que pueden provocar alergias o intolerancias a los consumidores y que se mencionan en el Anexo II del RIAC, cuando estos grupos de alimentos se usan en el proceso de fabricación o preparación de un producto alimentario.

Por ello, el RIAC establece la obligación de que todas las empresas que suministran alimentos faciliten la información sobre los ingredientes alergénicos o causantes de intolerancias alimentarias que están presentes en los alimentos vendidos o suministrados por ellas. Estos requisitos también son aplicables a los establecimientos que venden alimentos a granel, como detallistas de alimentación, supermercados, restaurantes, comedores escolares, establecimientos que venden comida para llevar,...

Esta información, además de darse en el etiquetado de los productos envasados, también se tiene que ofrecer a las personas consumidoras en el caso de los alimentos que se ofrezcan sin envasar, los envasados a los lugares de venta a petición del comprador/a, y los envasados para su venta inmediata.

Con este curso aprenderás todo lo relacionado con la nueva normativa de etiquetado de los productos alimentarios, conocimientos necesarios para todas aquellas personas que de una u otra manera entran en contacto con los alimentos. También aprenderás a actuar frente a un caso de alergia o intolerancia alimentaria y las diferentes formas de prevención.

El contenido de esta formación permite conocer todas las características y especificaciones de esta ley, para poder informar correctamente al consumidor en relación al contenido y elaboración del producto de alimentación que va a adquirir.

Normativa de interés

  • Reglamento (UE) nº 1169/2011, de 13 de diciembre de 2014, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, que ha incorporado importantes novedades en la información que deben proporcionar los operadores de empresas alimentarias a los consumidores finales.
  • Real Decreto 126/2015, de 27 de febrero, por el que se aprueba la norma general relativa a la información alimentaria de los alimentos que se presenten sin envasar para la venta al consumidor final y a las colectividades, de los envasados en los lugares de venta a petición del comprador, y de los envasados por los titulares del comercio al por menor.

Descargar programa curso online

Descargar programa curso presencial

 

Destacados

Are you ready?

 

Ya tenemos aquí las primeras convocatorias para los...

Formación ocupacional 2018 - 2019 Sede Barcelona

A continuación detallamos la...

Formació IT: Deep Learning & Python

La digitalización progresiva de los negocios...

Aprobada Formación Ocupacional 2017-2018 Sede Reus

...

Aprobada Formación Ocupacional 2017-2018 Sede Barcelona

 

Con fecha 10 de...

Canal Cief